Skip to content Skip to footer

8 pautas básicas para alimentación y deglución en parálisis cerebral

Niños o niñas con parálisis cerebral suelen presentar disfagia o dificultad para deglutir.La mayoría de estos síntomas o complicaciones, se derivan a alteraciones en la sensibilidad o movilidad de la fase oral o faríngea de la deglución.
A continuación, se proporcionan 8 pautas básicas para favorecer la deglución en estos niños o niñas.

Pautas para trabajar la alimentación

  1. Lugar : El entorno del niño es fundamental para llevar a cabo esta tarea, siendo importante que no ofrezca demasiados estímulos que puedan desorganizarlo, además de conveniente realizar la alimentación siempre en el mismo lugar.
  2. Informar, Ver y Oler: Debemos informar al niño o niña, de la acción que vamos a realizar: comer. En el caso de bebés, podemos acompañar este momento,  cantando una canción, siempre la misma, para anticipar la acción de ser alimentado.
    A continuación le mostramos el alimento y se lo acercamos para que lo pueda oler.  De esta manera, llevamos a cabo la fase pre oral de la alimentación y el niño se prepara para esta.
  3. Nivel de alerta:El niño debe tener un nivel de alerta óptimo para la alimentación, hay que evitar que esté dormido, llorando o muy excitado.
  4. Consistencia y cantidad de alimento. Depende de cada niño, se puede diferenciar  la consistencia néctar, miel y pudding.
  5. Cubierto a utilizar:  En muchas ocasiones, el cambio de cubierto puede ayudar a facilitar la alimentación según el patrón de deglución que presenta el niño. Existiendo diferentes tamaños y materiales de estos.
  6. Postura y manejo postural:  Este es uno de los factores más importante en la
    alimentación. Según el control postural que tenga cada uno de ellos, varía el manejo que se le ofrece al niño durante la alimentación. Siendo diferentes las necesidades de cada niño debemos mantener en todos los casos una la alineación y la simetría en la postura, con apoyo podal en niños con necesidades diferentes.
  7. Introducción del alimento: Primero se debe acercar la cuchara con la comida a los labios hasta que el niño quiera solo abrir la boca y luego introducir el alimento, fomentar el sellado labial, en ningún caso dejar caer la comida dentro de la boca. Es importante que puedan gestionar el alimento dentro de la boca. Igualmente es variable el nivel participativo del niño.
  8. Supervisión hasta la deglución: Para finalizar, es conveniente observar al niño como gestiona el alimento y se lo traga. En el caso de mayor dificultad se recomienda realizar una retropulsión del cuello para evitar atragantamientos.
    No obstante, todos los niños son diferentes y puede variar entre un niño y otro varios de estos factores.
  9. Para más información, se recomienda acudir al logopeda para valoración de la deglución.

Abrir chat
1
Hola
¿Podemos ayudarte?