Skip to content Skip to footer

Hemiparesia infantil, pautas para casa y en el cole

La hemiparesia es una alteración sensorio-motora que afecta a la postura y al movimiento de un hemicuerpo y a la globalidad de todos los sistemas sensoriales.
Está originada por una lesión cerebral, en un solo hemisferio cerebral, no progresiva cuyas causas son múltiples y que puede ocurrir desde el embarazo hasta los tres primeros años de vida.

Signos de alerta y díagnóstico

Los primeros signos de alerta normalmente son detectados por las familias : el niño siempre gira la cabeza hacia un lado,  utiliza sólo una mano cuando se lleva los juguetes a la boca o un pie lo pone de punta o es diferente a la situación postural del otro, pudiendo no obstante pasar desapercibido y siendo detectado por el personal educativo de las Escuelas Infantiles, si el niño está escolarizado, o el examen pediátrico del Niño Sano.

De igual forma este diagnóstico puede presentar dificultades en edades muy tempranas confundiendo la  plagiocefalia con tortícolis congénita o el diagnóstico de síndrome del niño moldeado con una hemiparesia, siendo de vital importancia detectar precozmente los signos de alerta y llevar un seguimiento e intervención cuando se observan ciertas asimetrías.

Desde el campo de la fisioterapia podemos colaborar en el diagnostico precoz de la hemiparesia mediante la intervención terapéutica y mediante la valoración y examen clínico de escalas específicas que consensuado con los Médicos de Medicina física y Rehabilitación y Neuropediatría, aportamos valor a dichos signos de alerta para un examen más completo. Ver Artículo “Detección precoz de la parálisis cerebral”.
Familia, terapeutas, colegio y ámbito médico son de vital importancia y deben actuar con completa coordinación.

Tratamiento postural en casa y el cole

El entorno familiar y escolar es crucial para potenciar el desarrollo del niño, por ello es importante establecer un tratamiento postural para casa y para el cole, éste es, el que diseñamos para que el niño permanezca en diferentes posiciones y tenga un mejor acceso al entorno cuando no recibe la ayuda directa del adulto. Con ello cumplimos objetivos de participación, de actividad y de alineación estructural.

El niño con Hemiparesia en el ámbito educativo

Los niños con hemiparesia, presentan una asimetría funcional entre ambos hemicuerpos, esto se traduce en que tiende a sentir y a utilizar menos su hemicuerpo afecto. Por ello, en el ámbito educativo han de tener en cuenta ciertos aspectos para conseguir la máxima alineación e integración de su lado afecto en todas las actividades:

Foto 1

 

En en suelo, colchoneta o manta de juegos, cuanto esté boca abajo se le puede poner un rulito para favorecer el peso en ambos brazos

 

Sentados en su silla de aula con la  mesa delante, es muy importante que tengan los pies totalmente apoyados en el suelo o en un reposapiés y que el ángulo de la cadera con la rodilla y la rodilla con el pie sea de 90º. Las manos deberán estar apoyadas en la mesa o realizando las actividades que se planteen para darles la máxima funcionalidad. Esto a su vez proporciona una mayor alineación a su espalda

Para los momentos en el suelo, una muy buena sedestación es la oblicua o también llamada posición de sirena, sobre el lado afecto ya que favorece la carga de peso en ese hemicuerpo con la consiguiente información propioceptiva de una correcta posición de su cuerpo, así como la elongación del hemicuerpo pertinente.

La sedestación larga  (con las piernas estiradas), proporciona un estiramiento continuo de la cadera posterior de miembros inferiores, por lo que es bueno fomentarla, si existe mucha retroversión pélvica, (flexión de la pelvis, sensación de que la pelvis no está recta), se le puede colocar una cuña debajo para llevar la pelvis a anteversión.

 

Módulos sobre los que se apoyen con sus dos manos y se pongan de rodillas y mantengan esa posición para explorar o asomarse a algún lugar. En sedestación en el suelo, debemos evitar siempre la posición W, ofreciéndole a sentarse mejor en las citadas anteriormente. Se debe favorecer la apertura, apoyo y función de la mano afecta en las actividades.

Fomentar las actividades bimanuales de carácter simétrico como pueden ser, coger un balón, tocar el piano o el tambor, hacer una torre con cubos grandes, empujar módulos grandes o pelotas…

Identificar qué texturas o sensaciones producen rechazo o agrado, ya que existe una alteración  sensorial. Si existe equino del pie afecto, es decir, que a simple vista parece que hace “puntillas”, toda la planta del pie ha de estar apoyada en cualquier situación, ya sea en sedestación, de pie o en durante la marcha.

Manejar las órtesis que puedan llevar así como la duración de las mismas. Por ejemplo, las férulas de los pies se pueden quitar a la hora de comer y en los momentos de suelo para que pueda moverse con más facilidad pero el tiempo restante es importante que las  lleve para un correcta alineación y apoyo del pie.

Desde Interactúa existe una coordinación con el ámbito educativo y familiar del niño, y es que así, si colaboramos todos conseguiremos un desarrollo sensorio-motor lo más normalizado posible.

Abrir chat
1
Hola
¿Podemos ayudarte?