Skip to content Skip to footer

La parálisis cerebral

La parálisis cerebral se define como un trastorno global de la persona consistente en un desorden permanente y no inmutable del tono, la postura y el movimiento, debido a una lesión no progresiva en el cerebro antes de que su desarrollo y crecimiento sean completos, lesión que puede generar la alteración de otras funciones superiores e interferir en el desarrollo del sistema nervioso central. (ASPACE Confederación Española de Federaciones y Asociaciones de Atención a las Personas con Parálisis Cerebral y Afines).

¿Qué es la parálisis cerebral?

La parálisis cerebral afecta a la coordinación y al control postural, de modo que hasta los movimientos más sencillos, como estar de pie, plantean dificultades. Otras funciones vitales que también implican la participación de la motricidad, como respirar, el control intestinal y vesical (o urinario), la alimentación y el aprendizaje también pueden verse afectadas por la parálisis cerebral.

Causas

Se desconoce el origen exacto de la mayoría de los casos de parálisis cerebral, pero muchos de ellos son consecuencia de problemas que ocurren durante el embarazo, en los cuales el cerebro se daña o no se desarrolla con normalidad. Estos problemas pueden deberse a infecciones, a problemas de salud de la madre, a un trastorno genético o cualquier otra cosa que interfiera en el desarrollo normal del cerebro. Los problemas que ocurren durante el parto y el nacimiento también pueden ocasionar parálisis cerebral en algunos casos, aunque solo se trata de casos excepcionales.

Prematuridad

Los bebés prematuros, sobre todo aquellos que pesan menos de 1.510 g tienen un riesgo más elevado de padecer parálisis cerebral que los bebés a término; ocurre lo mismo en otros bebés de bajo peso natal y en los que nacen en partos múltiples, como los mellizos y los trillizos.

También se considera parálisis cerebral cuando el daño cerebral se produce en el primer año de vida.

Principales tipos de PCI

Nos podemos encontrar con cuatro tipos de parálisis cerebral:

  • Espástica: se presenta con músculos muy rígidos, que el niño no puede relajar y que en determinadas situaciones enfado, excitación, alegría, o a la hora de realizar algún movimiento esos músculos se ponen más rígidos.
  • Atetoide:  se caracterizará por los movimientos repentinos e incontrolados producidos involuntariamente por el niño.
  • Atáxica: se muestra por una falta de equilibrio y coordinación a la hora de realizar cualquier movimiento.
  • Mixta: Combinación de las anteriores

Tratamiento

Los distintos tipos de tratamiento permiten que los niños afectados por una parálisis cerebral alcancen su máximo potencial en crecimiento y desarrollo. En cuanto se diagnostica una parálisis cerebral, el niño puede comenzar el tratamiento de sus problemas de movimiento, aprendizaje, habla, audición y desarrollo social y emocional.

Así pues, un niño con parálisis cerebral necesita de un equipo multidisciplinar que cubra todas necesidades. Dentro de este equipo el niño siempre tendrá que ser llevado por un médico especialista (neurólogo pediátrico, médico rehabilitador y pediatra, un fisioterapeuta, logopeda, un terapeuta ocupacional, un psicólogo y un maestro)

Como vivir con PCI

El grado en el que esta discapacidad afecta a cada niño es diferente, según el tipo de PCI, aunque lo más importante es saber que un niño con PCI,  tendrá a nivel emocional las mismas necesidades que los demás niños: disfrutar de su familia o de hacer y tener amigos.

La diferencia será que nuestro niño hará las cosas de una manera diferente, y que en nuestras manos está proporcionales las ayudas y herramientas necesarias que favorezcan su desarrollo y bienestar.

Si necesitas más información sobre trastornos en el habla infantil o sobre cualquier otro aspecto de atención temprana , no dudes en ponerte en contacto con nosotros

Abrir chat
1
Hola
¿Podemos ayudarte?